Icono Facebook Icono Twitter
esenfrdeitjapt

Ruta Hoces del Esva

Denominación PR. AS-1
Duración 6 horas
Tipo Montaña
Emplazamiento entre las sierras Silvallana y Adráu
Desnivel 500m.
Punto de partida San Pedro de Paredes
Grado de dificultad Medio/alto
Época aconsejada Verano y otoño
Accesos Desde Luarca, 19 km por Almuña. Desde Brieves, N-634, 9 km a San Pedro
Flora: fresno, haya, roble carbayo, serbal, acebo, rusco, arándano, carroncha, helechos.
Fauna: corzo, zorro, nutria, salmón, rosalía, trucha.
Recomendaciones: respeta las plantas, animales, viviendas, la vida rural y el silencio del paisaje. No tires basura en ningún sitio. Camina por el sendero, los atajos rompen la traza del camino y contribuyen a la erosión del suelo. Cierra los portones, verjas, trancas y puertas de cabaña. Lleva ropa y calzado cómodo.

El Esva y el Negro son los dos principales ríos del Concejo de Valdés. Sus dos cuencas fluviales ocupan la mayor parte de la superficie. El territorio de Valdés que está surcado por numerosos y pequeños valles originados por los afluentes de estos dos grande ríos, se caracteriza por un relieve abrupto con fuertes pendientes. El ejemplo más característico de esta orografía tan accidentada lo constituye las hoces del Esva; así se denomina a la garganta excavada por el río entre las sierras de Villagermonde y Andornoso que origina una estrecho paso con paredes de hasta 500 metros de altura. Estas paredes están cubiertas por un robledal mixto de carbayos (Quercus robur) que en el fondo del valle da paso a una formación ribereña de alisos (Alnus glutinosa).

Partiendo de Bustiello de Paredes seguimos el camino por una de las estribaciones de la Sierra de Adrado hasta el Cabanón. Este será nuestro punto de referencia, a partir de aquí un camino a la derecha nos llevará hasta una senda excavada en la roca que seguiremos hasta el embalse de la antigua central eléctrica y que va descendiendo hasta el río. En una hora cuarenta y cinco minutos estaremos ya en el Esva. Las paredes de roca se encuentran tapizadas de musgos, líquenes y numerosos helechos. En el fondo del valle los alisos forman con su follaje una galería que serpentea en torno al Esva. La aliseda está formada además de por alisos, por sauces, pláganos, fresnos, avellanos, majuelos y robles carbayos, que constituyen el bosque de la rivera y galería. En determinados tramos, la senda es un estrecho paso, de escasamente un metro de anchura entre el río y la pared totalmente cubierta de helechos, musgos y hepáticas. Andaremos bajo las ramas de los alisos que crean un ambiente umbrófilo y húmedo propicio para lianas, helechos y laureles muy cercano a la laurisilva. Por último llegaremos al río después de pasar unas escaleras construidas en la roca. En el Esva tiene su hábitat una importante población de nutrias (Lutra lutra). Con suerte y guardando el silencio necesario es posible observar alguna de ellas. La nutria habita ríos, arroyos, embalses y aguas costeras. Precisa lugares tranquilos, donde buscar refugio y construir madrigueras. Es una especie estrictamente protegida en todo el territorio nacional. En el Principado de Asturias existe un plan de manejo de la especie desde 1993.

El regreso se hará por el mismo camino hasta el antiguo almacén de la central eléctrica. La vuelta nos va adentrando en un paisaje más humanizado. Sobre suaves pendientes se sitúan los prados de siega, cuando estas son más fuertes, el uso es forestal. El olor a estiércol o "cucho" de abonar los prados nos avisa que estamos llegando a la fértil vega de Bustiello. Después de la caminata podemos reponer fuerzas en cualquiera de las casas de comida del Valle de Paredes.
Icono cmaraGALERÍA DE FOTOS
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios de navegación y para realizar estadísticas de visitas al WebSite. Política de privacidad.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.