Icono Facebook Icono Twitter
esenfrdeitjapt

Faro de Luarca

Fecha
Año 1860

Dirección
Carretera del Faro
El faro de Luarca se encuentra situado en la Atalaya, en la punta Focicón, cerrando la ensenada del puerto por oriente, a unos trescientos metros de la villa de cuyo trazado urbano se puede decir que forma parte.Se encuentra dentro del conjunto formado por la capilla de la Atalaya, el cementerio y restos de la muralla defensiva del siglo XVI. Data de 1860 y consta de vivienda para el farero y torre que se inserta en ella por el lado oeste, posteriormente se añaden nuevas edificaciones en el lado este. La vivienda tiene base cuadrada con una sola planta con desván y buhardilla en el lado este, fábrica de mampostería revocada y pintada con sillares de granito en zócalo, reborde de huecos, esquineras y cornisa. Los vanos adintelados se enmarcan con sillares de granito con molduras.

Se cubre con pizarra a cuatro aguas.

La torre de sección cuadrada, se asienta sobre una base prismática, el cuerpo propiamente dicho, de unos 5 metros de alto, se articula en tres fachadas con una vidriera en cada una de ellas en forma de arcos de medio punto enmarcados en piedra que dan luz al interior. Esquineras rematadas por sillares de piedra imitando almohadillado y línea de imposta sobre la que se asienta el arco de la ventana y cornisa con dentículos. El cuerpo se remata con una linterna que se rodea con una barandilla. El interior amplio y excelentemente iluminado recoge una escalera de caracol abierta realizada en fundición de hierro la cual de acceso a la linterna.

En el lugar donde se asienta el faro, denominado la Atalaya, existió un antiguo fuerte defensivo entre los siglos XVI y XVIII que tenía a su cargo la defensa de la villa, muy codiciada por franceses e ingleses. Es precisamente al pié de la Atalaya donde surgen los primeros núcleos de pescadores de Luarca en el barrio del Cambaral y en las estribaciones de La Carril.

Por el siglo X los hombres del gremio de mareantes se reunían en los alrededores del actual faro y se encendían fuegos para orientar las embarcaciones. Hacia el siglo XIV ya hay noticias de la ermita de Atalaya en la que los marineros pagaban una luz que se encendía en el campanario y hacía las veces de faro hasta 1850 en que el Estado levantó uno de aceite en una torre circular.
Icono cmaraGALERÍA DE FOTOS
contentmap_plugin
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios de navegación y para realizar estadísticas de visitas al WebSite. Política de privacidad.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.