Spanish English French Japanese

RINCONES DE SEVERO OCHOA

ITINERARIO: Plaza de Alfonso X el Sabio-Puerta de la Villa-Mirador de la Fuñal-Villar–Barcellina-Playa de Portizuelo- Villar-Mesa de Los Mareantes-Capilla del Nazareno-Cambaral-Muelle-Párroco Camino-Plaza de Alfonso X el Sabio.
DISTANCIA: 5 kilómetros y 600 metros
DESNIVEL: 70 metros
DURACIÓN: 2 horas
DIFICULTAD: Baja

Desde la oficina municipal de Turismo, donde actualmente se encuentra el "Museo de Severo Ochoa", ascendemos por los Escalerones de la calle Olavarrieta. A nuestra derecha, nos encontramos con la Casa de Cultura; a la izquierda, la Comisaría de la Policía Nacional. Están unidos por una galería elevada sobre un arco de piedra. Este singular conjunto arquitectónico fue en otros tiempos de esplendor en la villa el Palacio de Ferrera. Cruzamos la Puerta de la Villa y nos encaminamos al mirador de La Funiar para contemplar una de las vistas más luminosas del pueblo y de su entorno marino. Vamos hasta el barrio de Villar y nos encontraremos las casas de indianos de Villa Argentina, Villa Rosario y La Barrera. Continuamos hacia Barcellina y por un cómodo camino descendemos hasta la playa de Portizuelo. Hasta aquí bajaba el gran científico luarqués y Premio Nobel, Severo Ochoa, en su niñez, para ir observando lo que la naturaleza iba dejando entre sus piedras y charcos. Cruzamos un pequeño reguero y ascendemos de nuevo a Villar. Una de las primeras casas que vamos a encontrar es Villa Carmen, la casa de Severo Ochoa, el lugar donde vivió su niñez. En dirección a Luarca salimos a la carretera del Faro, a través de un paseo sombreado por enormes eucaliptos. Frente al colegio José García Fernández, bajamos por unas escaleras a la calle Calvario, en dirección a la Mesa de Los Mareantes. Unos azulejos representan y explican los momentos más significativos de la villa de Luarca. Al lado están el hermoso cementerio marino, con la tumba de Severo Ochoa, la capilla del Nazareno y el edificio del Faro. Nos podemos sentar en su entorno y contemplar una panorámica espectacular de la costa occidental asturiana. Después bajamos despacio por el barrio del Cambaral, donde las casas escalonadas, con una arquitectura pintoresca, ofrecen la estampa popular de un barrio marinero por el que no parece haber pasado el tiempo. Enseguida estamos en el Paseo del Muelle y a dos pasos, el centro de la villa. En la Plaza de "Carmen y Severo Ochoa" se encuentra la casa donde nació el premio Nobel.




BUSCADOR
TWITTER