Spanish English French Japanese

RUTA POR EL CONCEJO



CADAVEDO

Ubicado en la costa, en Cadavedo es obligatorio visitar el campo de la Regalina desde donde se divisan unas excelentes panorámicas de la costa. También se puede visitar la casa del Padre Galo, fundador de la Fiesta de la Regalina.

Es Cadavedo uno de los más antiguos pueblos del concejo, situándose aquí el mediaval puerto ballenero de Vallenerán. Entre sus calles contrastan las pequeñas casas, con huerto e inmemorial hórreo, con los vistosos chalets de indianos, como Villa Hilda, o los gemelos de los Pérez.
 
Fue Cadavedo declarado pueblo más bonito de Asturias en 1954, siendo bien evidentes los méritos que motivaron el otorgamiento de tal galardón.
 
Un agradable paseo nos conducirá al llamado Promontorio de la Atalaya, también conocido como Campo de la Garita. Allí, colgada sobre los abruptos acantilados y la playa de La Riberona, en medio de una panorámica de ensueño, está la pequeña ermita que alberga la muy venerada imagen de la Virgen de la Regla –La Regalina-, en cuyo honor se celebra una extraordinaria fiesta el domingo último de agosto; fiesta de origen medieval recuperada por el poeta, historiador, arqueólogo, lingüista y folklorista local Galo Fernández, quien firmaba sus obras con el nombre de Fernán Coronas, cuya casa ha sido rehabilitada para albergar una biblioteca con obras en bable y en castellano y un taller de indumentaria tradicional.



TREVÍAS Y BRIEVES

Trevias es el segundo nucleo más poblado del concejo después de Luarca. Su fundación data del siglo XI. Brieves es famoso por sus arcos, elementos de alto valor etnográfico, que unen los hórreos con las casas.

Por la N-634 llegamos a Trevías, núcleo más poblado del municipio después de Luarca, al tiempo que cabecera de la zona oriental del concejo. Sus ferias y mercados, así como las fiestas de San Miguel, gozan desde antaño de reconocido prestigio.
 
Conserva la iglesia de San Miguel una de las lápidas epigráficas más antiguas de Asturias, que habla de su fundación en los albores del siglo XI, cuando, según la leyenda, las monjas del convento de Trieves de Ayones se refugiaron en este lugar. Nada queda del primitivo templo excepto esta lápida, pero en su interior contiene interesantes retablos barrocos, con tallas de gran antigüedad, y un sepulcro, de transición románico-gótica, que –según la tradición- guarda los restos de uno de los Condes de Gamones. Del siglo XVIII es el notable crucero de piedra que rodea la iglesia (para las visitas es necesario avisar al cura párroco).
 
A su vieja historia une Trevias un admirable entorno con el río Esva como máximo exponente. Nada mejor que un paseo al atardecer por sus riberas, o una intensa jornada de pesca en él, al contar con dos de los mejores pozos salmoneros, no sólo de la región , sino de todo el país: Piedra Blanca y Chamberí. Una aventura interesante es descender por sus aguas hasta la desembocadura en la playa de Cueva.
 
De familia treviense, aunque nacido en Luarca, es el excelente decorador cinematográfico Gil Parrondo, cuyo trabajo se ha visto premiado con dos Oscar de la Academia de Hollywood. Figura su nombre en títulos tan conocidos como Doctor Zhivago, Nicolás y Alejandra o Patton.
 
--
 
Por la N-634 proseguimos la ruta hasta Brieves, pueblo famoso por sus arcos, elementos de alto valor etnográfico que unen los hórreos con las casas. Construcción destacada es la conocida como La Torre, fechable en el siglo XVI, que perteneció a la familia de los Abella.
 
Será Brieves punto de partida de una de las rutas por el interior del concejo, que iniciaremos por la AS-221, a la búsqueda del idílico valle de Paredes, considerado Pueblo Ejemplar en los premios concedidos por la Fundación Príncipe de Asturias del año 2001 por la solidaridad vecinal y la conservación y protección del patrimonio cultural, etnográfico y natural.
 
Situado en el ancho valle que abre el río Esva, está dividido Trevias en dos zonas bien definidas: la moderna, a ambos márgenes de la carretera, y la parte vieja, en torno a la iglesia de San Miguel.



VALLE DE PAREDES

En el corazón del concejo, conforma un entorno natural y etnográfico de gran valor, contando con construcciones típicas, paisajes de gran belleza y artesanía peculiar de la zona.

Se halla situado en el extremo sudoccidental del concejo de Valdés, limitando con el concejo de Tineo. Tiene una altitud media de 200 m.
El valle de Paredes es el resultado del trabajo de erosión realizado por el Río ESVA a través de los siglos, sus terrazas se pueden observar al igual que las "Hoces del Esva" declaradas monumento natural. Su orografía le protege de los fríos vientos del Norte y le abren al Sur, con lo que posee un microclima favorable a los cultivos de hortalizas y frutales.
Son famosos sus naranjos.
 
En distintas partes del valle han aparecido hachas de mano que se pueden catalogar de la cultura ACHELENSE, unos 100.000 años antes de J.C., también se ha hallado algún "pico asturiense". Y puede que alguna de las cuevas que poseemos haya sido habitada, especialmente la del Valduvieco, sobre uno de los meandros del río, lugar idóneo para practicar las caza y la pesca, base de su alimentación junto con hierbas, semillas y raíces.
 
En este valle, hubo al menos tres castros, que aún no han sido excavados ni estudiados.
 
Se mantiene en pie un menhir en Ovienes, como monumento a los muertos enterrados en el montículo (túmulo) cercano, en le que se encuentra la capilla de Santiago. En dicha capilla se descubrió en la última restauración una estela funeraria, se supone una lápida de un jefe guerrero, ya que representa un torso y cabeza masculina con un puñal en la mano sobre el pecho. En cuanto a los dólmenes se conserva uno en la aldea de la Vega, el dólmen Restiello.
 
Los romanos explotaron las minas de oro de Navelgas a pocos kilómetros al sureste del valle. Transportaban el oro a través de nuestro valle hasta Trevías y luego embarcarlo en Luarca. Aún perduran caminos empedrados, posiblemente calzadas romanas.
 
En el vecino pueblo de Merás se encontró una lápida romana perteneciente a un patricio romano. Según Schulz, en nuestro valle, entre Ovienes y Bustiello, se encontraba un filón de oro explotado por el sistema de "trinchera".
 
Se encuentran restos de canales "estrechas" y "murias". Según Schulz debieron existir hornos de fundición atestiguados por las escorias.
 
De la Edad Media quedan vestigios religiosos: La Iglesia Parroquial de San Pedro. de origen románico y posteriormente transformada. Y las ermitas, particularmente la de Santiago en el montículo de Ovienes, lugar sagrado de los Castreños, ya que era su cementerio.
 
Por tradición oral sabemos que por el valle pasó una rama del Camino de Santiago que procedente de la costa se uniría a la de Tineo y Pola de Alllande a través de Naraval - Navelgas - Bárcena. Algunos de nuestros caminos tienen el nombre de "Carril del Franés" y "Camín del Francés".
 
BUSCADOR
TWITTER